Rutas Pedagógicas


En este apartado podrás encontrar rutas de escucha del programa Ananké Relatos de Clío pensadas para trabajar en clases al abordar temas del campo de la historia cultural, la historia pública y la enseñanza de la historia. ¡Te invitamos a usar este material pedagógico!


¿Cómo entendemos el rol público y pedagógico de la radio?


La radio y la historia pública


La apuesta de apropiación del conocimiento histórico desde la radio como estrategia de difusión, permite comprender los vínculos de este proyecto del Semillero con la historia pública, entendida como apuesta multimodal del campo histórico que busca la democratización del conocimiento histórico a través de estrategias de difusión de versiones del pasado que vinculen sectores sociales históricamente relegados al olvido (Vargas, 2017; Caro, Díaz & Zapata, 2021).


En esta medida, la radio y los medios de difusión masiva de información, se han consolidado como espacios posibles para el desarrollo de estrategias de acción de la historia. Para Noiret (2018) la mediatización de la historia pública permite el fortalecimiento de vínculos entre comunidades diversas que no necesariamente se encuentran físicamente, sino desde intereses culturales y simbólicos comunes que permiten diversificar la comprensión de la identidad en el presente de la virtualidad. La historia pública ha buscado la democratización del conocimiento histórico como estrategia contra el olvido y para la visibilización de historias que exceden los alcances de los relatos oficiales,


[M]uchas de las iniciativas que hoy en día se presentan como proyectos de historia pública en Colombia tienen como objetivo «sacar» el conocimiento histórico de las universidades y hacerlo accesible para la sociedad en general. Museos, bibliotecas, plataformas virtuales, programas de televisión, entre muchos otros, han sido algunos de los espacios que las historiadoras han encontrado para impactar por fuera de las aulas y las páginas de libros. (Caro, Díaz & Zapata, 2021, p.273)


El interés de divulgar el conocimiento histórico en esferas sociales que no hacen parte del campo de la academia, es también una apuesta de espacios de educación que conciben la necesidad de diversificar los escenarios y estrategias comunicativas para acercarse a las poblaciones con las cuales trabajan. En este sentido, si bien el campo de la historia pública es todavía un escenario emergente en Colombia, autores como Pérez & Vargas (2019) plantean que en el país, el trabajo desde la perspectiva de la historia pública, se ha desarrollado desde el siglo XX con iniciativas de la sociedad civil, comunidades locales, organizaciones de víctimas, programas de televisión con enfoque educativo, programas radiales con perspectiva cultural y diversos espacios de orden popular que han consolidado narrativas propias sobre los acontecimientos históricos que los configuran como sujetos sociales. Estas acciones, en muchas ocasiones no se piensan desde la perspectiva conceptual de la historia pública, sin embargo, sus métodos e intencionalidades, corresponden al interés del campo en la medida en que proponen un abordaje histórico pensado para consolidar públicos interesados en escuchar, ver y crear narrativas propias sobre el pasado.


En medio de estas apuestas de democratización del conocimiento y divulgación de la historia, se enmarca el programa Ananké, relatos de Clío, como aporte a la consolidación de escenarios para la historia pública. Para Ruiz (2005) las emisoras vinculadas a universidades e instituciones encargadas de procesos formativos son una opción de consolidación de contenidos programáticos de riqueza conceptual y profundidad analítica que muchas veces no pueden sostenerse de manera autónoma porque no se rigen bajo las lógicas del mercado y los modelos de comercialización y pauta, y, por tanto, no son de interés económico en el mercado radial.


En este sentido, la construcción de programas de corte educativo que buscan democratizar el acceso al conocimiento a través de lenguajes cercanos a la población, y principalmente a través de la visibilización de historias barriales y/o populares, sobre comunidades marginadas y con enfoques críticos en sus lecturas de las coyunturas nacionales; encuentran un problema en las posibilidades de radiodifusión por la falta de recursos para el sostenimiento económico de las mismas. Este aspecto en muchas ocasiones impide el reconocimiento, la legitimidad y la difusión masiva de los contenidos, en la medida en que no se convierten en medios de alta visibilidad al tener presupuestos reducidos para su ejecución, sin embargo,


[E]ste esfuerzo debe estar encaminado a dar cabida a los grupos sociales que no tienen entrada en otros medios. Entender la importancia de hacerse presente en la agenda pública; dar y darse la palabra para ser escuchado realmente. La necesidad de construir un espacio realmente independiente de deliberación, y que permita presentar los nuevos lenguajes, las nuevas narrativas, las nuevas sonoridades. (Ruiz, 2005 p.16)


En este sentido, la radio se entiende como apuesta educativa que busca formar a la audiencia en temas que diversifiquen el interés en campos académicos y culturales, sin embargo, la radio también es un mecanismo de diversificación de públicos en la medida en que llega a una amplia población y a territorios apartados geográficamente. Para Merayo (2000) un aspecto importante de la radio educativa, es su papel de difusor pluralista, en la medida en que es un medio local efectivo en territorios donde las cadenas de radiodifusión no tienen señal. Este aspecto permite a su vez, la construcción de contenidos contextuales que fortalecen las redes comunicativas de grupos locales.


Los análisis que han hecho de la radio como difusor educativo, la enmarcan como antecesora de la consolidación de contenidos para educación no formal. En Colombia, se ha consolidado como estrategia de radio escuela y alfabetización para adultos (Merayo, 2000) en comunidades donde el Estado no ha garantizado la consolidación de escenarios educativos de carácter presencial. Un referente de este tipo de apuestas de radio educativa de gestión popular en Colombia es,


Radio Sutatenza (…) la organización más importante al servicio de la educación popular y un modelo en América Latina. Como paradigma intentó aportar en la creación de espacios de formación para profundizar sistemáticamente la experiencia de la educación radiofónica de adultos. (Vaca, 2011, p.260)


Esta apuesta de formación radial fue fundada en 1947 por la organización Acción Cultural Popular y el padre José Joaquín Salcedo como escenario de difusión cultural para el campesinado colombiano, en el Valle de Tenza en el departamento de Boyacá. La radio Sutanteza se convirtió en una cadena radial a lo largo del país, con recursos estatales que permitieron su difusión masiva, gracias a ello se volvió un referente en materia de radio escuelas para la formación en procesos de alfabetización para adultos y difusión de intereses culturales en América Latina. Desde sus investigaciones sobre el impacto de la Radio Sutatenza expone Merayo (2000):


[L]a radio educativa dispone de suficiente capacidad para movilizar grandes grupos de personas que aprenden a través de un método basado en el diálogo, es decir sin que el profesor sea considerado por los grupos como el único suministrador de información, sino simplemente como una persona de la comunidad formada para dirigir la discusión. (Merayo, 2000, p.10)


Retomando estos postulados, la propuesta de Ananké, relatos de Clío desarrolla relaciones entre la historia pública y la radio educativa, como apuesta de formación de audiencias con interés en el ámbito de la historia, desde narraciones diversas y vinculantes. En este sentido, la ruta pedagógica de escucha que se consolida con la categoría: Historia de la lectura, la escritura y la cultura visual de los programas de Ananké Relatos de Clío, se comprende desde la perspectiva de la enseñanza de una historia diversa y plural que posicione la historia cultural como contenido accesible. La sistematización de los programas clasificados en esta categoría, sigue el propósito formativo relacionado con los debates actuales de la enseñanza de la historia.


Para este caso hemos adoptado la idea de ruta como un itinerario para escuchar los podcasts a partir de claves orientadas a la formación en ciencias sociales y en historia en el ámbito escolar con las siguientes paradas de viaje: pensar el pasado desde el presente (la práctica de la memoria y el recuerdo); desaprender para volver a aprender (analizar el pasado con un enfoque crítico); reflexionar sobre el futuro (la apuesta por las utopías) (Rodríguez y Aldana, 2021, p.55).


La radio y sus posibilidades dentro de la enseñanza de la historia reciente

Con este propósito en mente, retomamos los debates abordados en el desarrollo de la beca pasantía, en relación con la enseñanza de la historia reciente. De acuerdo con Rodríguez (2012), es necesario la adopción de un enfoque de enseñanza de la historia que articule los procesos de memoria, las decisiones de los sujetos partícipes en el proceso educativo y las circunstancias históricas que configuran su realidad actual. En el caso colombiano,


la avasalladora presencia de la guerra en el devenir nacional, los procesos políticos y jurídicos que no resuelven el conflicto armado (Ley 975 de 2005 de Justicia y Paz y Ley de Víctimas y restitución de tierras de 2011) sino que ahondan la confrontación, y los intereses educativos sujetos a las demandas del contexto educativo global, hacen del enfoque de la enseñanza de la historia reciente, más que una opción pedagógica y didáctica, una necesidad (Rodríguez, 2012, p. 180).


Las propuestas pedagógicas derivadas de este enfoque parten de tres principios que, de acuerdo con Franco y Levin (2007), obligan a la continua reelaboración y confrontación de la perspectiva de la historia del tiempo presente. La relación de la historia con la memoria, como un primer principio, apuesta por el reconocimiento de ambas como dos formas de representación del pasado que, aunque se rigen por regímenes diferentes, guardan un vínculo estrecho de encuentros e interpelación entre la pretensión de veracidad histórica y la pretensión de fidelidad de la memoria.


En segundo lugar, la relación de la historia con el testimonio, pese a darse de forma instrumental por el historiador al ser la expresión de la experiencia vivida de un testigo (así como la mirada, los discursos y expectativas de la sociedad en que vive), al ser utilizado como fuente se contribuye a la producción y conservación de las memorias de los entrevistados. Finalmente, la expectativa social del pasado reciente traducida en la demanda social de respuestas, lleva al investigador a asumir su rol cívico y político que surge en el ejercicio de pensar críticamente el pasado. Entre las demandas sociales se encuentra la búsqueda de conocimiento, respuestas y certezas sobre el pasado, que la producción académica no suele satisfacer. Por eso la divulgación histórica y la historia pública, con narrativas accesibles a un público más amplio, emergen como complemento de la enseñanza de la historia reciente para establecer puentes entre la investigación histórica, voces diversas que no se han tomado en cuenta en los relatos oficiales y la experiencia vital de los estudiantes y su apropiación del pasado.


En el contexto escolar se ha analizado la emergencia de narrativas diferentes para estudiar la violencia en Colombia en el aula de clase, tales como el cine, la literatura, la música, la historia oral, la pintura y la fotografía como herramientas de representación del pasado, teniendo presente la experiencia vivida y transmitida de los estudiantes, y el grado de influencia que ellos perciben en su historia personal, en la comprensión de los fenómenos de su vida cotidiana y la proyección de su vida (Aponte, 2012).


Estas iniciativas se enfrentan a diferentes retos, como la brecha existente entre la investigación histórica y el quehacer del maestro de historia, siendo cada vez más necesario que la enseñanza de historia logre una visión racional del pasado que incluya el presente y, por lo tanto, las múltiples voces que hacen parte de este: “llevar la historia reciente a la escuela implica la selección rigurosa de los contenidos o conceptos (algunos de intensa complejidad), lo que implica innovar en los dispositivos didácticos a emplear” (Domínguez, 2015, pág. 69). De igual forma, la integración del pasado reciente a las ciencias sociales conflictúa la escuela (como un espacio histórico en el que se han tejido discursos socialmente aceptados sobre su deber ser) al incluir discursos problemáticos que cuestionan y desafían versiones oficiales de la historia, órdenes morales de la comunidad escolar que legitiman o invalidad los conocimientos a enseñar (Arias, 2015).


Los debates recientes relacionados con la enseñanza de la historia son importantes en el análisis del papel de elementos como el cine y la imagen en la escuela, pues las directrices oficiales alusivas a la historia nacional han sido un vehículo de una memoria social y política, así como de modelos culturales específicos, como parte de la instrumentalización y proyección política de los contenidos escolares. La enseñanza de la historia, su intensidad en el currículo y los contenidos alusivos a la violencia o al conflicto, guardan estrecha relación con el escenario sociopolítico nacional de cada época, lo cual requiere del docente investigador un análisis que incorpore las memorias contrapuestas de los actores del conflicto, pero que exceda una mirada condenatoria sobre estos y en favor de una reflexión crítica sobre la construcción del Estado, de la nación y la escuela. (González M. I., 2015)


En estos trabajos los autores incluyen entrevistas a docentes en diferentes contextos, a estudiantes e informes de facultades de educación, nutriendo ejercicio polifónico. Frente a las dificultades a superar y la necesidad de que en la escuela se incorporen otras voces de la historia y la relación pasado presente desde la experiencia de vida del estudiante, la ruta pedagógica propuesta para la escucha de los programas de Ananké, relatos de Clío, parte de los postulados propios dentro de la historia cultural y los principios que fundamentan la enseñanza de la historia reciente en tanto aborda la amplitud en fuentes y objetos de estudio que propicien el análisis de procesos históricos con incidencia en el presente y el trabajo de campo en contextos reales en donde se establezca la relación entre el pasado y las expectativas sociales de futuro.


Bibliografía

Aponte, J. (2012). Rutas epistémicas y pedagógicas de la primera violencia en la enseñanza de las ciencias sociales: entre la memoria oficial y las otras memorias. Revista Colombiana de Educación (62), 153-164. Obtenido de https://revistas.pedagogica.edu.co/index.php/RCE/article/view/1632


Arias, D. (2015). La enseñanza de la historia reciente y la formación moral. Dilemas de un vínculo imprescindible. Folios(42), 29-41. Obtenido de https://revistas.pedagogica.edu.co/index.php/RF/article/view/3158


Caro-Romero, F. C. C., Díaz-Benítez, D., & Zapata-Wiesner, E. (2021). Democratizar el pasado: balance de una experiencia de historia pública en Colombia. Ciencia Nueva. Revista de Historia y Política, 5(1), 257-277.


Domínguez, J. D. (2015). La enseñanza de la historia reciente y transición política en Colombia: constantes, fracturas y nuevos horizontes. Revista Polisemia, 57-72. Obtenido de https://revistas.uniminuto.edu/index.php/POLI/article/view/1281/1185


Franco, M. y Levin, F. (2007). El pasado cercano en clave historiográfica. En Historia reciente, perspectivas y desafíos para un campo en construcción. Buenos Aires: Paidós.


González, M. I. (2015). La violencia y la enseñanza de la historia nacional en el escenario institucional colombiano (1948-2006). Páginas de Educación, 8(1), 123-151. Obtenido de http://www.scielo.edu.uy/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1688-74682015000100005&lng=es&tlng=en.


Noiret, S. (2018). Trabajar con el pasado en internet: la historia pública digital y las narraciones de las redes sociales. Asociación de historia contemporánea e historia marcial Pons Historia.


Merayo, A. (2000). Identidad, sentido y uso de la radio educativa. Salamanca, 387-404.


Pérez Benavides, A. C., & Vargas Álvarez, S. (2019). Historia Pública e investigación colaborativa: perspectivas y experiencias para la coyuntura actual colombiana. Anuario Colombiano de historia Social y de la Cultura, 46(1), 297-329.


Rodríguez, S. (2012). Formación de maestros para el presente: memoria y enseñanza de la historia reciente. Revista Colombiana de Educación, (62), 165.188. https://doi.org/10.17227/01203916.1633


Ruiz, Margarita Reyna (2005). Radios y redes: la radio en las instituciones de educación superior. REencuentro. Análisis de Problemas Universitarios, (44),0.[fecha de Consulta 10 de Mayo de 2022]. ISSN: 0188-168X. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=34004404


Vaca Gutiérrez, H. (2011). Procesos interactivos mediáticos de Radio Sutatenza con los campesinos de Colombia (1947-1989). Signo y pensamiento, 30(58), 226-241.


Vargas, S. (2017) Historia publica e investigación colaborativa: perspectivas y experiencias para la coyuntura actual colombiana. Contenido Memorias. XVIII Congreso Colombiano de Historia